En Vivo

Informan 209 muertes y 7.663 nuevos casos en las últimas 24 horas

En el día que el Gobierno nacional confirmó que Argentina producirá una de las vacunas contra el coronavirus, el Ministerio de Salud de la Nación informó este miércoles 209 muertes y otros 7.663 contagios en las últimas 24 horas.

Se trata de un nuevo récord de casos para una jornada, superando 7.513 del 6 de agosto último. Así, el país ya contabiliza 268.574 contagios desde el inicio de la pandemia.

Además, es el segundo día seguido con más de 200 fallecidos, alcanzando las 5.213 víctimas fatales.

En su parte matutino, la cartera sanitaria confirmó el fallecimiento de 84 personas (39 hombres, 44 mujeres y una que no se precisó el género), de las cuales 56 residían en Provincia, 26 en la Ciudad de Buenos Aires, una en Tierra del Fuego y una en Mendoza.

El informe vespertino sumó 125 decesos: 69 varones (48 de Provincia, 16 de Ciudad, dos de Mendoza, uno de Chubut, uno de Río Negro y uno de Santa Fe), y 55 mujeres (38 de PBA, 15 de CABA y dos de Río Negro).

La tasa de mortalidad es de 110 personas cada millón de habitantes y el índice de letalidad general llega al 1,9% sobre los casos confirmados. Sin embargo, en los mayores de 60 años, alcanza al 10,5%.

De los más de 7.600 casos del día, la provincia de Buenos Aires representó el 67,2%, al reportar 5.153 contagios, alcanzando los 166.395 positivos hasta la fecha. La Ciudad, por su parte, informó 1.163 casos y acumula 73.466 infectados.

Entre ambos distritos suman el 89% de los casos de todo el territorio nacional.

Los restantes contagios del día pertenecieron a Mendoza (189), Río Negro (180), Santa Fe (165), Neuquén (155), Jujuy (152), Córdoba (141), Salta (67), Entre Ríos (66), Chaco (64), Tierra del Fuego (46), Santa Cruz (34), Tucumán (32), La Rioja (22), Santiago del Estero (21), Chubut (10), Corrientes (3) y San Luis (1).

No reportaron casos recientes Catamarca, Formosa, La Pampa, Misiones y San Juan, la provincia con menos contagios del país (23) y donde ya retomaron las clases de forma presencial.

El martes fueron hechas 19.174 nuevas muestras y, desde la llegada de la pandemia al país, se realizaron 891.817 pruebas diagnósticas para esta enfermedad, lo que equivale a 19.653,6 muestras por millón de habitantes. La incidencia es de 575 casos por cada 100.000 personas.

El índice de positividad, que mide la cantidad de casos hallados sobre test realizados, se ubicó en 44,1% promedio país, 36,1% en la Ciudad y 49,8% en la provincia de Buenos Aires.

De las 68.540 personas que se encuentran cursando la enfermedad, 1.662 están internadas en unidades de terapia intensiva. En ese sector, el nivel de ocupación de camas en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) llega al 68,4%, mientras que en resto del país se ubica diez puntos por debajo (58,3).

A la fecha, el total de altas es de 187.283, superando el 70% en relación con los infectados reportados.

Del total de casos registrados hasta ahora, 1.142 (0,4%) son importados, 70.280 (26,1%) corresponden a contactos estrechos de positivos confirmados, 156.764 (58,3%) son contagios de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Al encabezar el reporte diario, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, señaló que el 1,9% de letalidad es “un porcentaje bajo, un numero estable” que se mide en relación a los infectados pero pidió no perder de vista el número de fallecidos, que viene aumentando.

En ese mismo sentido, explicó que la letalidad del virus sube en relación directa a la edad del infectado y a las enfermedades preexistentes del paciente.

Sobre el creciente número de fallecidos en las últimas horas, Vizzotti aclaró que puede haber diferencia entre la fecha de muerte y cuando se reporta el deceso, pero pidió no perder de vista que “esa persona no es un número y tampoco lo es toda su familia”.

Además, confirmó que la Argentina superó a México y a Ecuador en incidencia de la enfermedad pero que “la mortalidad por millón de habitantes sigue por debajo de la mayoría de los países de la región”, con un aumento “que no es tan acelerado” y que permite que “el sistema de salud siga dando respuestas”.