En Vivo

Renovación de Escaleras Mecánicas: Mejoras en el Subte Porteño

Modernización para un Servicio Eficiente

En un esfuerzo continuo por mejorar la experiencia de los usuarios del subte en Buenos Aires, Subterráneos de Buenos Aires S.E. (SBASE) ha anunciado un plan integral de modernización y reemplazo de escaleras mecánicas. Este proyecto, que se suma a las exitosas renovaciones anteriores, tiene como objetivo fundamental optimizar el servicio a través de la adquisición de siete nuevas escaleras mecánicas.

Renovación Urgente

La licitación lanzada por SBASE responde a la necesidad de reemplazar equipos que han alcanzado el final de su vida útil o se encuentran fuera de servicio sin posibilidad de recuperación. Con un promedio de 56 años de antigüedad, estas escaleras mecánicas han superado significativamente su ciclo de vida, afectando la calidad del servicio.

Impacto en Distintas Líneas

El proyecto abarca diversas líneas del subte de Buenos Aires. En la Línea C, se sustituirá una escalera en San Juan con 73 años de antigüedad. En la Línea D, se renovarán dos escaleras en Pueyrredón (73 años) y José Hernández (26 años). La Línea E también se beneficiará con la instalación de dos nuevas escaleras en Urquiza (63 años) y una en Varela (38 años). Además, en la Línea H, se reemplazará una escalera en Venezuela con 16 años de servicio.

Compromiso con la Eficiencia

Este proyecto representa una inversión significativa, estimada en $347.323.183,1, sumándose a los $82 millones previamente invertidos en la renovación de 29 equipos en las líneas C, D y E. Al finalizar la obra, las 296 escaleras de la red de subte estarán operativas, garantizando un servicio eficiente y seguro para los usuarios.

La modernización de las escaleras mecánicas es un paso fundamental hacia la mejora continua del sistema de transporte subterráneo en Buenos Aires, reafirmando el compromiso de SBASE con la calidad y la eficiencia en el servicio público.


Historia de la Inauguración del Subte en Argentina: Un Hito en el Transporte Hispanoamericano

Transformación del Transporte en Buenos Aires (1880-1914)

El desarrollo de los medios de transporte entre 1880 y 1914 marcó una etapa crucial en la historia argentina, siendo un tema central en el Museo Roca. En este relato, exploraremos la inauguración de la Línea A del subte de Buenos Aires, un acontecimiento trascendental que tuvo lugar el 1° de diciembre de 1913.

Los Primeros Pasos Bajo Tierra

En septiembre de 1911, iniciaron las obras de excavación del primer sistema de subte en Argentina, convirtiéndose simultáneamente en el pionero de Hispanoamérica. En ese momento, Buenos Aires estaba saturada de tranvías, y la decisión de sumergir el transporte bajo tierra se tomó para agilizar los desplazamientos y evitar congestiones. Paradójicamente, las empresas de tranvías fueron las primeras en invertir en la construcción de los subterráneos.

La Inauguración de la Línea A en 1913

Fue en 1913 cuando la Compañía Anglo-Argentina llevó a cabo la inauguración del primer tramo de la actual Línea A del subte. Este tramo, que se extendía desde Plaza Once hasta Plaza de Mayo, fue construido mediante excavaciones en trinchera. Esto implicaba la remoción completa de la tierra, creando una especie de “techo” que simultáneamente serviría como la Avenida de Mayo / Rivadavia en la mayor parte del recorrido. La misma tecnología se aplicó al inicio de la actual Línea B, a cargo de la empresa Lacroze Hermanos y Cía. Por esta razón, las estaciones de estas líneas presentan una estructura más cuadrada desde su interior, en contraste con los techos circulares que caracterizan a la mayoría de las estaciones actuales.

La inauguración de la Línea A marcó un hito en la historia del transporte subterráneo en Argentina, allanando el camino para futuras expansiones y contribuyendo significativamente a la evolución del sistema de transporte público en Buenos Aires.